VER

El día 13 actuábamos en el ENITI, Encuentro Intercultural Iberoamericano, este año en Paucarpata-Quillacollo. Llegamos el día anterior, el 12 de octubre,  joder qué casualidad, malditos españoles. Pero yo ya lo dije a todo el mundo, a mi no miren que yo estoy aquí como titiritera y traigo los desnudos, las metáforas y las palabrotas, ni soy militar ni mosso ni de centro. Pues claro, joder, y qué bien nos tratan siempre los de A Puerta Cerrada y qué bueno piscar la hoja y beber la chicha con ellxs.

Allí estuvimos, mostrando el trabajo en la Escuela de Maestros Simón Rodríguez, delante de los jóvenes estudiantes cochabambinos que nos miraban atentxs y que sólo se alborotaron sonoramente al escuchar “culo”. Qué gracia les hacía “culo”. Pero nada cuando dos tetudas con barba nos besábamos, nada cuando desnudas nos vestía un culo de mono, nada cuando renegábamos del género para, a la vez, reivindicar nuestro género porque no olvidamos que a nuestras abuelas con coño les pegaban nuestros abuelos con polla. “Culo”, hace mucha gracia ser “culo”.

Solo un niño muy pequeño, a quien su joven madre le tapaba los ojos mientras en escena estábamos en pelotas decía: “Pero quiero ver, quiero ver!” “Aún no…, espera… ” “Quiero ver…”

Eniti2015

Anuncios