ELOGIO DE LXS COMPAÑERXS (II)

Juan JuaninQué rara la vida y todas las muertes que nos hacen peores.

Nos explota el cerebro.

Tú te fuiste con todo nuestro amor, eso sí. Eso al menos nos calma, saber que te envuelve todo nuestro recuerdodesgarradoqueriéndote.

Cómo nos salvabas del sinsentido de la vida con tu mirada otro-momento-mejor-es-posible-y-tú-tienes-mucho-talento-muchachx. Con el eco de tu carcajada anillo de planeta.  Incluso aunque te rieras de nosotrxs, qué más daba, incluso así nos hacías mejores, incluso así comprobábamos tu lealtad, tu respeto irreverente a lo genuino de cada unx de nosotrxs.

Te fuiste porque sí, casi voluntariamente, porque quiso tu miocardio. Como todo lo que hacías, porque querías, porque te daba la gana. Por eso te amábamos. Libertino y leal. Nadie nos miró como tú lo hacías.

Gabriel García Márquez escribió El ahogado más hermoso del mundo. Qué sabrá él. Vale, ya me callo. Es solo que la razón me dice que no estás pero que otro algo me dice que sí estás. Qué cojones es ese algo, no lo sé. Pero estás. Estás y por eso te elogio en estos episodios que me invento para alabar a lxs camaradxs y así apaciguar la rabia y la frustración con la que el Sistema nos alimenta. Que sí, que me calle. Pero es que debo elogiarte, Juan Juanin, porque, de alguna manera, nos sigues haciendo mejores. No, mejores, no. Chispeantes. Artistas. Risueñxs. Matriarcas. Aérexs.

Anuncios